lunes, 25 de noviembre de 2013

¿Las empresas que surgen en período de crisis?




“El hombre se autorrealiza en la misma medida en que se compromete al cumplimiento del sentido de su vida”.  Viktor Frankl

Cuando nos encontramos inmerso en una crisis económica, es probable que se origine muchas oportunidades de negocios, ya que el cambio trae consigo nuevas necesidades de los clientes, es por ello,  que nace muchas ideas creativas que terminan en negocios comprometedores. Por ejemplo, actualmente ha surgido una nueva manera de trabajar llamado el coworking “es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores, y pymes de diferentes sectores, compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar sus proyectos profesionales de manera independiente, a la vez que fomentan proyectos conjuntos.” (Tomado de Wikipedia) 
Por otro lado, las empresas que ya existían deben incorporar nuevos servicios, con el fin de satisfacer esas  nuevas necesidades del cliente, un ejemplo puede ser las empresas de retail han tenido que incorporar nuevas promociones tales como: 2X3, o simplemente han introducido al mercado nuevas presentaciones más económicas de sus productos, con el fin de no perder clientes. 
Sin embargo, por otro lado, durante esta crisis (española) he visto la proliferación de consultoras y empresas, que tienen como  objetivo ofrecer orientación laboral y tienen como servicios ayudar a conocer las competencias de las personas, ofrecen asesoramiento para poder definir sus objetivos profesionales, orientación en las redes sociales y  diseño del Currículo Vitae junto con la carta de presentación. Por lo tanto, se podría decir que estas empresas han surgido, por la necesidad de muchas personas por encontrar un trabajo o redefinir sus vidas profesionales, para otros una manera de prevenir no quedarse sin opciones laborales.   
Para mi es inevitable, no reflexionar acerca de que la mayoría de estas empresas, que tiene como objetivo ofrecer “orientación”, trabajan para “personas”, por lo tanto, deben tener cuidado en aquellos procesos internos que no se trabajan, como la baja autoestima o otros aspectos de la personalidad, la orientación, podrían ser  un paño caliente, que no se verá reflejado a largo plazo . Además, ofrecer resultados milagrosos, junto con un sin números de recetas para ejecutar, que no son aplicable a todas las personas, podrían ocasionar  falta de credibilidad por la “orientación y sus beneficios”. 
A nivel personal el objetivo de un proceso de orientación son las personas, y deben sentirse  plenamente ellas  mismas, durante el proceso  deben ser libres de convertirse en si mismo u ocultarse tras un disfraz, de progresar o no, de ser destructivo o constructivo, las personas deben descubrir que son responsable de sí mismo. El orientador proporciona las herramientas, para que la persona llegue a su  proceso de auto-conocimiento y los resultados sean plasmado en objetivos personales o profesionales que él mismo diseñará. En conclusión cuidemos y respetemos a las "personas" 











lunes, 18 de noviembre de 2013

DESCUBRE TU "ELEMENTO"

''Estar en tu elemento es hacer algo para lo que tienes capacidad innata: la clave es la pasión''  Ken Robinson

 

Según Ken Robinson estar en nuestro elemento, es hacer lo que nos gusta, para lo cual tenemos una capacidad natural, por lo tanto es la clave de la pasión y de la creatividad. Muchos se preguntarán, ¿En que soy bueno?, ¿Cuáles son esas competencias?, ¿cuál sera mi talento natural?. Les voy a dar un ejemplo cuando somos niños, tenemos preferencias o intereses por algunas actividades, y cuando las realizamos somos los seres más felices del mundo, además de tanto hacerlas nos volvemos expertos… y comenzamos a crear nuevas maneras de realizar dicha actividad.

Un ejemplo de esto es el gran físico “Albert Einstein” que todos de una manera u otra hemos escuchado, es el creador de  la teoría de la relatividad, en la que reformuló por completo el concepto de gravedad

Albert era un niño paciente y metódico. Cuando cursaba sus estudios de primarias sacó buenas notas en general, no tanto en las asignaturas de idiomas, pero excelentes en las de ciencias naturales. Los libros de divulgación científica marcaron su interés y su futura carrera. Le gustaba  las clases de Álgebra que le descubriría su tío Jacob. Su paso por el bachillerato, no fue muy gratificante: la rigidez y la disciplina militar, no se adaptaba a su personalidad. 
Su tío, Jacob Einstein, un ingeniero con gran incentiva e ideas, convenció al padre de Albert para que construyese una casa con un taller, en donde llevarían a cabo nuevos proyectos y experimentos tecnológicos. El pequeño Albert creció motivado entre las investigaciones que se realizaban en el taller y todos los aparatos que allí había. Además, su tío incentivó sus inquietudes científicas proporcionándole libros de ciencia. No obstante, el colegio no lo motivaba, y aunque era excelente en matemáticas y física, no se interesaba por las demás asignaturas. A los 15 años, sin tutor ni guía, emprendió el estudio del cálculo infinitesimal. 
La familia Einstein intentó matricular a Albert en la Escuela Politécnica Federal de Zúrich pero, al no tener el título de bachiller, tuvo que presentarse a una prueba de acceso que suspendió a causa de una calificación deficiente en una asignatura de letras. A los 17 años después de haber culminado el bachillerato, pudo entrar a la escuela politécnica, donde se graduó de profesor de matemáticas y de física
En este ejemplo podemos observar, que desde niño el muestra interés natural, por la matemática, sin embargo, no era un adolescente brillante en todas las materias, lo importante es que sus padres insistieron que continuará estudiando, hasta culminar sus estudios de bachillerato, para que ingresará a la escuela politécnica para que cursará "física", lo relevante  es que el encuentra su “elemento” o su “talento natural”, y desde allí comenzó a apasionarse por su trabajo y aumento su capacidad creativa, que lo llevo a realizar  diversos descubrimientos en su área, hasta gano el Premio Nobel de física en 1921.

Cuando encontramos nuestros “elemento” podemos pasar horas trabajando, y nos sentimos satisfecho con nosotros mismos, por otro lado, puede pasar que no sabemos ¿cuál es nuestro talento natural?, pero Ken Robinson  menciona que ''La habilidad natural de las personas muchas veces está enterrada profundamente, como los recursos naturales. Hay personas, que algo le ocurrió que les permitió traer a la superficie ese talento: conocieron a alguien, vieron algo, tuvieron un educador''; es por ello, que nunca es tarde para descubrir nuestro talento, o descubrir lo que realmente nos gusta. Les invito a viajar dentro de ustedes mismos y descubrir sus potencialidades…