viernes, 3 de junio de 2016

Aprender =cambiar




Aprender es un verbo muy amplio y tiene una estrecha relación con la adquisición de conocimiento y obtención de nueva información.  Sin embargo querer aprender es una decisión personal y además es un proceso individual… cuando estas aprendiendo una nueva habilidad solo tú te podrás los límites. No obstante, cada ser humano tiene su propio proceso unos van muy rápido y otros requieren tiempo…. Lo peor que puedes hacer cuando estas aprendiendo,  es compararte con otra persona… porque allí comienzan las típicas preguntas ¿por qué no podre ir más rápido?, pero es un proceso interno y propio.

Hace días me preguntaba, acerca de los todos los acontecimientos que están ocurriendo en mi país ¿Qué deberíamos aprender los venezolanos? Y me respuesta me ha llevado mucho tiempo, porque como he dicho anteriormente es un aprendizaje individual, desde mi experiencia y mi propia percepción, creo que deberías aprender hacernos responsable de nuestro destino, darle mayor valor a la honestidad y al trabajo duro… sin embargo, creo que hubo un momento,  que todos crecimos con esos mismos valores, pero hubo un cambio, creo que nadie se dio cuenta que otros estaban aprendiendo otras cosas…. Como seres individuales comenzaron a darle importancia a otras cosas a otros valores…. Y allí la diferencia del ser humano con la decisión de ¿qué quiero aprender?…  es por ello, que tengo la esperanza que todos tanto lo que están en Venezuela como lo que estamos afuera… comprendamos el aprendizaje que debemos obtener con dichos acontecimientos en el país.

Aprender trae consigo cambios y transformaciones, el único que a través de sus aprendizajes, que puede cambiar el país o el entorno, es el ser humano, en este caso los Venezolanos…. Creo que no debemos pensar como antes, ya el país ha cambiado no es el mismo, donde crecimos o donde nos desarrollamos como seres adultos. El aprendizaje a veces puede ser un proceso doloroso, pero si luego lo transformamos en experiencias positivas, allí es donde quizás puede ser transformador…. El entorno no cambia sino nosotros no cambiamos… y es por ellos que creo que debemos aprender, ser dueños de nuestros destinos y no esperar que nadie tome nuestras decisiones….

Creo que el aprendizaje más duro, que nos ha tocado vivir,  es apreciar ¿qué es tener libertad?, libertad para moverte, libertad para comprar, libertad para escuchar y pensar diferente.  Y de que vale decir que somos un país rico… cuando la realidad nos dice lo contrario…. Aprender a veces es enfrentar nuestra propia realidad, puede ser doloroso… pero me pregunto ¿cómo la vamos a cambiar?, ¿qué queremos aprender?


Foto Tomada Zairebith Zambrano 

viernes, 8 de abril de 2016

¿La emigración te cambia?


“Hemos visto mil veces el café de la esquina, el árbol del patio, la cara del vecino. Pero esta mirada del que está por irse es una fotografía en blanco y negro de una alucinante nitidez”. Alicia Dujovne Ortiz


He estado perdida estudiando inglés, actividad que requiere tiempo y paciencia, sin embargo cada día me siento más segura…ya por lo menos me hago entender… esta siendo un proceso, muy interesante, a veces me gustaría hablar y pensar como pienso en Español, pero es imposible adquirir la misma destreza… pero hoy no voy hablar de esto, hace varios días he estado reflexionando acerca de cómo la emigración nos cambia y me hacia la siguiente pregunta ¿cambiamos realmente como persona?

Cuando yo me embarque en el viaje de la migración era una persona totalmente diferente a la que soy ahora… la pregunta es ¿cómo la migración afecta mi personalidad?, la personalidad es  el conjunto de rasgos, actitudes, valores y cualidades que configuran la manera de ser de una persona y la diferencian de las demás. Partiendo de esta definición, cuando yo me fui de mi país, yo me comportaba de cierta manera, como por ejemplo, en Venezuela es muy habitual mostrar afectos por el otro, saludar al otro con un beso o darle un abrazo. Cuando me mude a España esta actitud no era habitual entre ellos, por lo tanto, tuve que minimizarlas, como producto de las demandas del nuevo grupo cultura.  Esto se llama  “aculturación” es un proceso de resocialización que involucra características psicológicas como el cambio de actitudes y valores; la adquisición de nuevas habilidades sociales y normas; los cambios en referencia a la afiliación con un grupo y el ajuste o adaptación a un ambiente diferente (Berry 1980, 1990, 1997, 2002).

Estos cambios son inevitables, tiende a producirse de manera espontaneas y a veces requiere un esfuerzo, por parte de emigrante, ya que a veces es exigido por la nueva cultura. Ustedes se preguntarán ¿esto es fácil?, cuando dejamos nuestro país pasamos por un proceso psicológico, llamado “el duelo migratorio”, es la misma sensación de pérdida que ocurre cuando se muere un ser querido, es una sensación de haber perdido donde pertenecías, es sentirse desorientado, porque pierdes toda referencia cultural y social, esto  afecta a la identidad como no podía ser de otra manera, la multiplicidad de aspectos que conlleva la elaboración del duelo migratorio (familia, lengua, cultura o estatus, entre otros) da lugar a profundos cambios en la personalidad del inmigrante, hasta tal punto que modifican su propia identidad. Es decir, para bien o para mal, la migración cambia al sujeto. Si va bien, favorecerá que surja una persona madura, ‘de mundo’. Si va mal, desestructurará al sujeto en el plano psicosocial y psicológico, en algunas ocasiones produciendo una gran desequilibrio emocional, muchos emigrantes terminan sufriendo de depresión, trastornos de ansiedad y otros trastornos por no darle importancia a su duelo migratorio.  La migración es un fenómeno que expone al sujeto a un incalculable número de pérdidas y renuncias que pueden resumirse en la frase popular, tan sencilla como sabia: “Partir es morir un poco”, aunque a veces pienses que es sencillo... emigrar es proceso complejo a nivel emocional. 

Por otro lado, el emigrante tiende a tener una lucha interna acerca de su identidad cultural. Entendemos por identidad “el conjunto de las auto-representaciones que permiten que el sujeto se sienta, por un lado, como semejante y perteneciente a determinadas comunidades que comparten ciertos valores o ideas y, por otro lado, diferente y no perteneciente a otras” (Achotegui, 2002). La nueva sociedad donde vives exigen determinados parámetros de comportamientos, por lo tanto el emigrante debe esforzarse para ajustarse y asumir dicho comportamientos y valores como suyos, con el objetivo de adaptarse a la nueva cultura. Sin embargo, a veces puede ocasionar sentimientos de culpas por parte del emigrante, ya que puede sentir que abandona su propia cultura. 

En conclusión emigrar te cambia inevitablemente, sin embargo, el cambio debería ser en positivo, la emigración debería producir cambios en el desarrollo en la inteligencia emocional, tener mayor capacidad de resilencia,  de empatía por el otro, desarrollar la capacidad multicultural, ser capaces de adaptarnos a otras culturas sin perder nuestra identidad cultual. Debemos recordar que tu país está donde estés tú, siempre dependerá de ti que conserves dichas tradiciones… Lo que te permitirá estar unido con tus raíces es conservarlas y llevarlas con orgullo.  Pero debemos tener cuidado, cuando esos cambios, afectan nuestra área emocional, y se convierte en un problema, debemos buscar ayudar y estar consciente que no es algo pasajero, por lo que estas pasando, tienes razón de sentirte triste y perdido, pero debes desarrollar tu capacidad  para adaptarse y ver el lado positivo de la adversidad. Ésta se aprende en un proceso que requiere tiempo y esfuerzo. 

"Emigrar es un viaje al interior de tu ser y es la gran oportunidad de cambiar... y desarrollar nuevas habilidades...pero también es la primera vez para algunos, sentir que significa perder algo que amas" 

miércoles, 30 de diciembre de 2015

EXPERIENCIA DE VIDA




Hace una semana vi la película "The Intern", la historia transcurre en una empresa que se dedica a la venta de ropa de mujer por internet,  posee un programa de pasantes sénior, es decir, contratan a personas de la tercera edad, para que trabajen como pasante, la película refleja como estas personas, poseen una valiosa competencia, que carecen los jóvenes de la organización, la experiencia de vida e inteligencia emocional, para enfrentarse a cualquier situación personal, es por ello, que comienzan a cumplir el rol de coaching de vida,  para los líderes de la organización. Una de la escena que más llamo mi atención, fue cuando el pasante sénior, se enfrenta al nuevo pensamiento de dicha generación de jóvenes y él en vez de oponerse, solo escucha y aprende como es la manera de pensar, por otro lado, trata de comprender y tener empatía por sus situaciones, sin imponer su ideas.

Esta actitud debería ser imitada por cada unas de las personas que se encuentran en un proceso de cambio, a veces nos enfrentamos a las nuevas situación asumiendo que sabemos o conocemos más que las personas que se encuentran en el entorno, si vamos con la actitud de aprender y escuchar, quizás desde la empatía del otro podremos sugerir ideas o simplemente aprender mucho más, de lo que nos imaginamos.

Hace días escuche alguien decir “es que son así…. No están capacitados, para ocupar el puesto, no tiene un titulo… no sabe trabajar”, a veces debemos ser como ese pasante sénior, el tenia experiencia profesional, estudios universitarios, sin embargo, él quería vivir una experiencia que le permitiera ser útil. Sin embargo, la actitud más relevante que poseía era la humildad y su capacidad de empatía, a veces tendemos ver el mundo desde nuestros ojos, desde nuestras percepciones y experiencias… por ello, antes de juzgar, quizás debemos  comprender las situaciones y si es un país diferente,   debemos conocer el entorno y la cultura, sin olvidar que cada persona tiene una historia de vida y quizás no la conocemos.

Mi mama siempre me decía que “quién escucha consejo, llegará a viejo”, es por eso, que es importante escuchar quienes tienen experiencia de vida, porque seguramente podrán enseñarnos un montón de conocimientos que ninguna universidad podrá enseñarnos.

Aprovecho este post para agradecer a cada persona que me ha leído durante este año 2015 y también por cada aprendizaje que obtenido durante este hermoso año, unos de los aprendizaje que me he llevado es que la vida y las personas siempre dan sorpresa, lo importante es recibirla desde la positividad y aprender de ellas. Finalizar un año, te permite  darte cuenta, que ya el año que termina forma parte del pasado y el ahora es algo nuevo e excitante, disfrútalo, aprende y vive.  Gracias a la vida que me ha permitido vivir cada experiencia de vida, porque de ellas me he llevado enormes aprendizajes... Gracias a ti por enseñarme lo más importante...  

jueves, 26 de noviembre de 2015

Percepción Selectiva.


Ustedes se ríen de mi por ser diferente, y yo me rio de ustedes por ser todos iguales 
Bob Marley

Ya llego el invierno, con sus días grises y con un frio que te recorre el cuerpo,  con ello la nostalgia de los días soleados. Durante mi  recorrido en otras tierras, me he dado cuenta que todos deseamos lo mismo, independientemente de la cultura que se proceda. Todos queremos vivir tranquilos y tener una vida en paz… sin embargo, a veces creo que los que nos separa  del otro, es nuestra poca capacidad de empatía por el otro y las pocas ganas de aceptar lo que nos diferencia.

A veces nos alejamos del otro, con nuestra actitud, dando entender en algunas ocasiones, nuestra poco capacidad de aceptar las diferencias,  muchas veces tratamos de vender o imponer, que nuestra manera de ver el mundo es la  más adecuada,  y la más correcta para vivir, sin comprender que cada ser humano es diferente a mí y con ellos conlleva aceptar sus expectativas de vidas, sus experiencias, es decir, su historia de vida, lo que yo llamo su maletas de vivencias y valores.

He aprendido que cada ser humano, tiene una visión diferente del mundo y de las situaciones que observan, ya que cada observación es vista desde su experiencia y de sus valores, por lo tanto, hay muchas interpretaciones de una misma realidad y muchas versiones de una misma historia, es decir, no hay una sola verdad, ni un solo camino.  Por eso, a veces me pregunto ¿por qué queremos obligar a los otros, a vivir una solo versión de la vida? a veces esa sola versión es la mía… creo que tendemos ser dictadores de percepciones y tendemos a quitarle la libertad a la gente, que piense y sea libre de hacer lo que desee. Desde cuando nos hemos convertido en personas que opinan acerca de la conducta del otro, sin límite ¿cuando hemos perdido el respeto por el otro?

Con la creación de las redes sociales, todos opinamos de la vida de los demás, se ha convertido en una ventana para decir aquellos, que antes ni eras capaz de opinar y manifestar, a veces me sorprendo como hay personas que utilizan estos medios, para realizar catarsis personales, otros lo utilizan como una manera de buscar reforzamiento personal y de combatir la soledad…. Otros simplemente opinan, desde su percepción de la realidad.  Sin embargo, esto parece inofensivo, pero a veces creo que estas redes sociales, nos han otorgado licencia para decir lo que nos viene a la mente, sin filtro…. A veces, no hay respeto por el otro. Quizás muchos, se pregunten pero tener respeto por el otro, es dejar de opinar….  Opinar es omitir una idea  desde el respeto y siempre intentado colocarte en los zapatos de aquellos que me leen o me escuchan… ¿cómo me sentiría yo? si escucho esta opinión… quizás si hacemos este ejercicio,  intentaremos dar opiniones más acertada.

Cuando yo hablo de  aceptar el otro, me refiero a respetar al otro como es… con su experiencias y valores, es decir, con su historia de vida cultural…  no imponer por ejemplo: que dar un abrazo es la mejor manera de demostrar amor, quizás el tenga su propia manera de demostrarlo… es dejar al otro ser tal como es… sin cambios… si lo cambias,  entonces será como tú quieres que sea y no como él es. 

Les recuerdo cada reflexión  que escribo  es mi percepción de mi realidad y de mis experiencia de vida, lo divertido es compartir mis experiencias y cada uno de ustedes lean mis aprendizajes, desde sus vivencias. Cada ser humana realiza una percepción selectiva es un tipo de sesgo cognitivo que se da en el proceso de percepción es cuando el sujeto, en función de sus expectativas, selecciona un objeto de atención y desatiende la parte restante de la información. Por eso cada quién ve lo que quiere ver… 

Dedico este post a ti... quién me enseño el valor del respeto y de aceptar la diversidad como un regalo.... Feliz cumple... ;) 

martes, 22 de septiembre de 2015

Salir de la "zona de confort"


Tengo días pensando  como escribir este post, cuando te encuentras en tu “zona de confort”, no eres capaz de saber a qué le tienes miedo, o simplemente todo es fácil y no requieres ningún esfuerzo. Unas de mis “zonas de confort” era hablar mi idioma, escribirlo, leerlo, lo cual me permitía comunicarme con fluidez.  Cuando yo decidí salir de mi comodidad, no supe hasta ahora, cuáles eran mis carencias y mis fortalezas.

Cuando te encuentras en ese proceso de ajuste, comienzas a ver que “sabes mucho menos, de lo que te imaginabas”, por lo tanto, debes aprender y desaprender constantemente, sin embargo, el peor enemigo que puedes tener “eres tú mismo”.  Por ejemplo, me ha pasado que cuando no puedo pronunciar una palabra, todos mis compañeros me corrigen y además la profesora te repite miles de veces, para que sea capaz de repetir, sin embargo, no soy capaz de decir la palabra.  La frustración de no saber,  puede conmigo, pero cuando llego a mi casa me doy cuenta en que me he equivocado… Y con varios intentos o miles de intentos, comienza, la tan díficil  palabra…a salir de mi boca. 

Me he dado cuenta que salir de la “zona de confort” requiere tener paciencia a ti mismo, a no rendirse y sobre todo tolerancia a la frustración.  Los niños no comienzan a caminar el primer día, antes de caminar gatean, se caen muchas veces, pero continuan insistiendo hasta que  se levantan y dan sus primeros pasos, así es cuando te enfrentas a un cambio… debes seguir sin cansarte hasta que lo logres.

Es normal que tengas esos días de tristeza, porque no logras, tu meta tan rápido como lo deseas, cada proceso de aprendizaje requiere esfuerzo y constancia, debes tenerte paciencia y sobre todo descansar, cuando tienes esos días que piensas que “todo sale mal”, debes pararte y mirar todo el camino recurrido por ti, donde verás que ha valido la pena. Evita compararte con los otros, cada persona tiene sus procesos de aprendizajes y sus propias experiencias, por lo cual tu proceso es único.

Cuando yo comience hacer TRX (Suspension training) no sabía hacer nada, me cansaba a los 5 min, muchas veces no iba a clases, porque decía, no voy a poder hacerlo es horrible, pero en ese momento tenía una gran motivación y después de mucha practica, logre hacer los ejercicios más exigente, la clave de todo es la motivación, la paciencia y descansar en los días que no vez nada positivo de la situación, para que el día siguiente vuelvas a empezar de nuevo,  tratando de imitar a  los bebes que empiezan a caminar….  Practicar todos los días, hasta que logres caminar sin tropezarte.  Ahora estoy aprendiendo “The Kettlebell” otro ejercicio, que en la primera clases estaba súper cansada y todos los ejercicios me parecen difíciles… Sin embargo, he aprendido que la vida es reto, constancia y aprendizaje, aunque hay días que diga "no puedo", el día siguiente trabajare duro para lograrlo... “Sigue que pronto lograras aquellos que tanto te cuesta hacer”. 


Foto realizada por Zairebith Zambrano 

viernes, 11 de septiembre de 2015

¿ Los gestores de los Recursos Humanos son una unidad de control o de apoyo?

(la Foto fue tomada en una cafeteria donde los empleados colocan sus reflexiones...)

Hace unos días un amigo me comento, que la persona encargada de Recursos Humanos, de la empresa donde él trabaja, unas de sus funciones es preguntarle a cada jefe, que está haciendo sus empleados y es quién a la hora de enviar algún empleado a formación, es el primer en colocar “peros”. Esto me recuerda a la teoría de Frederick Taylor fue un ingeniero mecánico y economista estadounidense, promotor de la organización científica del trabajo y es considerado el padre de la Administración Científica. En su Teoría existe algunos principios que voy a reseñar tales como: 1) Estudiar el trabajo de los operarios, cronometrar cada movimiento, con el objetivo de perfeccionar su ejecución. 2) Estudiar cada trabajo antes de fijar el modo como deberá ser ejecutado. 3) Dar a los trabajadores instrucciones técnicas sobre el modo de trabajar. 4) Controlar la ejecución del trabajo, para mantenerlos en niveles deseados, perfeccionarlo, corregirlo y premiarlo.  Unas de las críticas que recibio es que le dio muy poco importancia al  elemento humano, se preocupó básicamente por las tareas (organización y ejecución) y a los factores directamente relacionados con el cargo y función del operario (tiempo y movimiento). Esta teoría se le conoce con el nombre de “teoría de la máquina” ya que concibe la organización como “una distribución rígida y estática de piezas”.

Este es el error de algunos departamentos de “recursos humanos”, se dedican solamente a “controlar” a los empleados como si fuesen maquinas estáticas, que deben cumplir con un número de ejecuciones al final del día, y lo más incongruente es que desean empleados comprometidos con la organización.  

Hace días vi una conferencia Barry Schwartz que hablaba precisamente de esto, él señala ¿Por qué trabajamos? ¿Qué nos impulsa cada mañana a trabajar? ¿Sólo por el pago? Muchos de nosotros buscamos un trabajo, que nos permita hacer lo que nos apasiona y además nos de libertad para crear nuevas ideas. Sin embargo, muchas organizaciones hacen lo que dice Adam Smith “las personas que trabajaban en las líneas de montaje, por lo general llega a ser tan estúpidas”; hay organizaciones que disminuyen las habilidades de sus trabajadores convirtiéndolas en una máquina, que dejan de pensar. Es hora de dejar de pensar en los trabajadores son como engranajes de una rueda

En la actualidad para poder incrementar el compromiso organizacional de los empleados, debe existir una política de “salario emocional” o establecer un contrato psicologico, que implica que la empresa se preocupe más por los empleados, deje de verlos como un recurso material más de la organización y empiece a tratarlos como lo que son, el talento humano, los gestores de la misma. A veces lo que motiva al empleado, no es un aumento de sueldo, sino la capacidad de libertad de crear y de desarrollarse dentro de la organización, el objetivo final es brindarle al trabajador una mejor calidad de vida. Con el fin de que pueda comprometerse con la organización y a su vez dar buenos resultados, porque es “feliz con lo que hace y donde esta”. Por otro lado, tener este tipo de políticas, permite retener el talento y ser visto como un posible empleador, para futuro talento que desees atraer.

El área de Recursos Humanos no es el controlador de entradas y salidas, es simplemente una unidad de negocio que apoya y gestiona el “talento humano” de la organización,  creando políticas que le permita retener, comprometer y sobre todo aumentar el desempeño. Pero esto se logra realizando un buen marketing interno y gestionando políticas,  donde los colaboradores sean los protagonistas.  Las Investigaciones dicen que las organizaciones que le dan espacios de libertad y les otorgan dignidad a sus trabajadores, son en realidad la más rentable. Además, los empleados que reciben, más apoyo de sus organizaciones tienden a percibirlas como un buen lugar, para trabajar.   "Así que deberían de existir lugares de trabajo más felices"...

jueves, 10 de septiembre de 2015

Cuando vivimos en otro país


Cuando vivimos en otro país, el cambio más importante, es poder ajustarnos a las normas sociales y culturales, también en nosotros ocurre cambios importante a nivel personal, comenzamos a comprender y conocer ¿de que somos capaces de hacer?, ¿cuáles son nuestros miedo? y ¿qué cambios nos cuesta adaptar a nuestra vida y a nuestra personalidad? Creo que unos de los procesos más difíciles, es ajustarnos a un nuevo idioma,   nuestro cerebro cambia y hasta nuestra manera de mirar el mundo. Al principio es difícil pero luego todo cobra sentido y color.

Emigrar es un cambio  significativo,  es inevitable no sentirse “vulnerable” a nivel emocional, cuando dejas atrás muchas emociones y gente que te mantenían unida a una red social de emociones y de seguridad. Emigrar significa a veces caminar “solo”, hasta que consigas un grupo en el cual puedas pertenecer y compartir ideas. Recordemos que somos seres sociales y que siempre vamos a necesitar compañía e intercambio social, además de esta manera la adaptación se hace más fácil y menos traumática.  Mi experiencia me ha permitido comprender, que la mejor manera es tratar de socializar cuando la gente del país, esto te permite conocerlos y además saber cuáles son los códigos sociales adecuados.

Otro aspecto importante es ¿cómo llevar los cambios?, el primero que vas a cambiar eres “tu”, muchos se preguntaran ¿cómo?, ¿por qué?, emigrar es un proceso de experiencia personal, que producen aprendizajes y con ello el conocerse  más a uno mismo, es por ello, que inevitable para poder adaptarte a otra cultura habrá un cambio personal. ¿Qué ocurre si no quiero cambiar?, a veces cuando emigramos nos aferramos a nuestra cultura y lo poco que nos queda de nuestro país, sin embargo, cambiar no con lleva olvidar y dejar a un lado los valores del país de origen, es estar orgulloso de dónde vienes, enseñar tus tradiciones, pero recordando que vives en otro país y que debes conocer sus tradiciones. La idea no es asimilarse, es decir, dejar de ser quién eres para querer imitar a quienes viven en el país, la idea es que desarrolles tu habilidad intercultural, es decir, la capacidad de adaptarte a diversas culturas, sin olvidar los tuyos propios, que esta habilidad te permita enriquecerte a nivel personal y que las experiencias personales,  se conviertan en aprendizajes. Además, que cada contacto con una nueva cultura lo veas como una oportunidad de conocer,  un mundo de nuevas posibilidades. De esa manera podrás vivir de manera equilibrada y con armonía.

Un ejemplo de esto es ver como muchas familias en sus casas conservan las tradiciones y hablan el idioma de su país de origen, Sin embargo, cuando están fueras de sus casas son capaces de celebrar las tradiciones del país donde viven y adaptarse de manera adecuada  a la funcionalidad del país.  

Vivir en un país diferente al tuyo, requiere flexibilidad y además tener capacidad intercultural, esto es lo que te permitirá adaptarte con facilidad.

Foto realizada por: Zairebith Zambrano